Skip to main content

Acerca de esta colección

La Biblioteca Luis Ángel Arango resguarda en la Sala de libros raros y manuscritos, un álbum (FT2094) que contiene 98 láminas coleccionables con fotografías de infantes antioqueños y bogotanos de principios del siglo XX, material gráfico que hizo parte de una de las tantas estrategias publicitarias ejecutadas por la industria tabacalera de principios de siglo. Los cromos venían incluidos en las cajetillas de cigarrillos de la marca ‘Hidalgos’, distribuidos y fabricados por la Compañía Antioqueña de Tabaco hacia 1915, y por la Compañía Colombiana de Tabaco (Coltabaco) desde 1919.

 

Compañías productoras de los cigarrillos ‘Hidalgos’

La Compañía Antioqueña de Tabaco se fundó el 21 de diciembre de 1914 en la notaría 1 de Medellín bajo la escritura 2.300. Sus socios fundadores fueron Emilio Duque y Manuel Mora, quienes habían formado la sociedad comercial ‘La Hidalguía’ bajo la que se fabricaban diferentes cigarrillos. En esta escritura se estableció que la empresa duraría el término de cuatro años contando desde el primero de enero de 1915 hasta el año de 1919.

 

Según la escritura de fundación, esta empresa tenía la función de: “El establecimiento y explotación de fábricas de cigarrillos en la República de Colombia, la exportación de la producción de las fábricas, la introducción de estos mismos artículos extranjeros y además la exportación de todo negocio lícito que se relacione con la manufactura del tabaco” (Escritura 2.300 del 21 de diciembre de 1914, artículo 3).

 

Posteriormente, la Compañía Antioqueña de Tabaco, junto con las fábricas Escobar Restrepo y Cía.; la Compañía Industrial Unida de Cigarrillos; Ortiz y Cía.; la Sociedad Tabacalera del Ruiz; la Compañía Colombiana de Tabaco de Bogotá, entre otras empresas tabacaleras, se unieron para formar la Compañía Colombiana de Tabaco, más conocida como Coltabaco. Esta fue una de las empresas más visibles de comienzos del siglo XX en Colombia. Se fundó en la notaria 1 de Medellín bajo la escritura 138 del 27 de enero de 1919, con un monto inicial de mil pesos oro. La compañía continuó con la fabricación de algunos cigarrillos heredados de las otras empresas, entre estos los cigarrillos ‘Hidalgos’ y lanzó al mercado nuevos productos como sus marcas insignia: ‘Pierrot’ (1922) y ‘Pielroja’ (1924).

 

Bajo el lema “Para progresar es necesario servir”, Coltabaco estableció estrechos vínculos con la sociedad colombiana, representados en programas culturales, deportivos, sociales y educativos. Sin embargo, fueron sus estrategias publicitarias las que le otorgaron reconocimiento entre la población consumidora y no consumidora. En 1923 la Compañía Colombiana de tabaco creó el primer departamento de propaganda del país y con este el despliegue de importantes campañas gráficas incluidas en prensa y espacios públicos. Contó con la participación de destacados artistas gráficos como Ricardo Rendón, Félix Mejía Arango y Horacio Logas, entre otros.

 

Láminas coleccionables en la publicidad tabacalera

A nivel mundial, la industria tabacalera ha sido uno de los sectores pioneros en el desarrollo de estrategias publicitarias. Las primeras láminas, cromos o monas que se conocen datan de finales del siglo XIX con la serie “World ‘s champions - Allen & Ginter Baseball”, lanzada en 1887 por la tabacalera estadounidense ‘Allen and Ginter’. Las láminas circulaban como tarjetas postales que se insertaban en las cajetillas de cigarrillos con el fin de proteger su contenido. Su distribución tenía el objetivo de fomentar el consumo y la fidelización. Entre los temas elegidos fueron populares las fotografías y dibujos de jugadores de béisbol, boxeadores, mujeres, representaciones de indios nativos americanos y, niños, entre otras.

 

A inicios del siglo XX esta estrategia publicitaria fue adoptada y replicada por pequeñas y medianas empresas tabacaleras colombianas, en marcas como cigarrillos ‘Victoria’, ‘El Cóndor’, ‘Elegantes’ e ‘Hidalgos’. Dentro de las cajetillas de estos cigarrillos circulaban láminas de pequeño formato (5x4 cm.) que conformaban series temáticas, entre ellas retratos de la élite política, eclesiástica y civil, de artesanos, de mujeres y de niños, así como imágenes de símbolos patrios y de lugares emblemáticos de Colombia.

 

Estudios fotográficos productores de las láminas

Las láminas de las series de retratos se construían a partir de fotografías en blanco y negro, tomadas por reconocidos estudios fotográficos de Medellín y Bogotá. Dentro de la colección de cigarrillos ‘Hidalgos’ se reconocieron tres casas fotográficas que fabricaron las láminas: ‘Fotografía Ariza’, ‘Fotografía Rodríguez’ y ‘Fotografía Americana’

 

El estudio fotográfico ‘Fotografía Ariza’ fundado en 1911, perteneció al bogotano Arístides Ariza (1894 – 1948) y, estaba ubicado en Bogotá sobre la Avenida de la República (hoy carrera séptima). Ariza hizo parte de la última generación de retratistas surgidos a principios del siglo XX en Colombia. Anunciaba su especialización en fotografías de propaganda, que junto con las postales, la reportaría gráfica y el retrato, representaron uno de los principales ingresos para los fotógrafos del momento, particularidad en la que se inscribe el álbum de cigarrillos ‘Hidalgos’. Arístides se caracterizó por realizar imágenes que resaltaban íconos nacionales; entre sus trabajos se conocen botones alusivos a campañas electorales y una serie de 180 notabilidades colombianas retratadas en heroicas composiciones.

 

Ariza fue el autor de la mayoría de las láminas de esta colección, las cuales se identifican por estar decoradas con elaboradas viñetas impresas, ovalares o rectangulares que se ornamentaban con abundantes flores o con un fondo paisajístico.

 

Por su parte ‘Fotografía Rodríguez’ fue una casa fotográfica de Medellín que perteneció a Melitón Rodríguez (1875-1942) e hijos. Rodríguez fue reconocido como uno de los fotógrafos más importantes del país a principios del siglo XX. Su formación estuvo marcada por la influencia del artista Francisco Antonio Cano (1965–1935) quien fue su maestro de pintura. El hermano de Melitón, Horacio Marino Rodríguez (1866-1931), montó junto a Cano un establecimiento fotográfico llamado “Rodríguez y Cano”, donde Melitón empezó a formarse en el oficio de fotógrafo iniciando como retocador. Más adelante Horacio abandonó el establecimiento del cual Melitón se hizo cargo junto a otros socios, cambiando el nombre a ‘Fotografía Rodríguez’.

 

Aunque Rodríguez incursionó en diversas modalidades fotográficas, fue popular por su trabajo de retratista, actividad en la que mostró gran esfuerzo por componer imágenes que recogieran la esencia del cliente, utilizando escenografía, telones, vestuario y decoración acorde con el retratado.

 

Las láminas realizadas por ‘Fotografía Rodríguez’ para esta colección, se caracterizan por su fabricación a mano: los elementos de la pieza gráfica se incorporaban por separado, es decir que la foto del personaje se montaba sobre una base de papel a la que se le agregaban los recortes de los títulos y el decorado, que en este caso correspondía a ramilletes de flores reales; posteriormente se realizaba una fotografía del montaje para crear una hoja de contacto con las láminas.

 

Finalmente, la casa fotográfica ‘Fotografía Americana’ fue fundada en noviembre de 1910 por Daniel A. Mesa Vásquez (1880-1962). Se especializó en la realización de retratos, vistas panorámicas y postales, ilustración de libros, fotograbado, filmación, avisos de cine y lápidas en mármol. En 1913 Mesa ganó un concurso para el diseño del escudo de Antioquia y en 1925 realizó la fotografía fija de la película ‘Bajo el Cielo antioqueño’ (1925) de Arturo Acevedo Vallarino.

 

Las láminas realizadas por “Fotografía Americana” para esta colección, se caracterizan por una composición sencilla, la mayoría están enmarcadas con viñetas rectangulares hechas a mano, sin decoración o decoradas con arabescos y líneas simples.

 

La colección digital 

Con el fin de divulgar las “Láminas coleccionables de los Cigarrillos Hidalgos”, se seleccionaron 94 cromos que integran esta colección digital. Se adelantó una investigación que permitió clasificar las imágenes por estudios fotográficos productores de las láminas, por las compañías que las pusieron en circulación y por series temáticas.

 

Estudios fotográfico: Se identificaron tres casas fotográficas de láminas realizadas por Fotografía Ariza, Fotografía Rodríguez y Fotografía Americana

 

Serie: Según la información registrada en las láminas, se evidencia que circularon bajo tres series: Niños antioqueños, Niños bogotanos, Tributos de amor.

 

Empresas tabacaleras: A partir de la información que se encuentra al respaldo de las láminas, se han clasificado según la compañía que las puso en circulación. La Compañía Antioqueña de Tabaco y la Compañía Colombiana de Tabaco.

 

Así mismo con el objetivo de ofrecer al usuario información sobre el contenido de la imagen, se realizó una descripción denotativa que da razón de las características morfológicas de la lámina (encuadre, tipo de viñetas, luz, composición, etc.) y una breve descripción de la escena y del niño fotografiado, es decir de las acciones que se realizan en la fotografía, la posición corporal, el vestido y los objetos con los que interactúan. En algunos casos se incluye un perfil biográfico o datos genealógicos de los retratados, en especial de aquellos que han tenido algún reconocimiento, como el escritor Lucas Caballero Calderón, alias Klim; el comerciante antioqueño Tomás Cipriano Santamaría y la trabajadora social María Carulla Soler, entre otros. Adicionalmente cada imagen cuenta con datos descriptivos: título (nombre del niño retratado), fecha, número de lámina, cobertura geográfica, color, formato, dimensiones y palabras claves.

 

Esta colección puede contribuir al estudio y conocimiento de la publicidad en Colombia, a partir del caso de la industria tabacalera; así como al estudio de la relación entre la fotografía y las artes gráficas. También es un material que permite acercarse a las representaciones de la infancia adoptadas por los fotógrafos de la época, vistas a través de elementos iconográficos reflejados en el vestido, los juguetes, el juego, la limpieza, el carisma y la ternura emanada por los niños, características que también reflejan un cambio de sensibilidad frente a la infancia dentro de la sociedad colombiana de principios del siglo XX. 

 

Navega todas las láminas de esta colección

 
Seleccionar las colecciones para agregar o quitar de tu búsqueda
A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z
 
Aceptar