Skip to main content

Acerca de esta colección

La Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales es un archivo del Banco de la República —conformado por 471 fichas arquitectónicas, 73 tirillas de negativos y 70 hojas de contactos—, que recopila información arquitectónica sobre tres de los sectores más representativos de la ciudad de Manizales: los barrios Los Agustinos y San José, el Centro Histórico y Versalles. Esta colección surgió como una iniciativa conjunta del Banco de la República, el fotógrafo Carlos Pineda Núñez y la arquitecta Cristina Echeverri. Estos últimos registraron fotográficamente y recopilaron información arquitectónica relevante sobre 471 bienes inmuebles de alto valor patrimonial que representaban escenarios urbanos en riesgo de desaparición debido a la transformación urbana y la renovación de la Manizales de ese entonces.

El objetivo de este trabajo, que se realizó entre agosto de 1989 y noviembre de 1993, fue reivindicar algunos sitios de valor arquitectónico e interés visual de la ciudad mediante el registro fotográfico e intercambiar con la comunidad información sobre las edificaciones que estaban a punto de dejar de existir a causa del abrupto desarrollo urbano, pues pesaba el agravante de que no había historia ni normativa que las protegiera:

Pensamos que eran sectores en riesgo de desaparición dada la transformación de la ciudad a causa de la presión que ejercían los urbanizadores por renovar algunos sectores y, aparte de eso, no se veía conciencia sobre el patrimonio arquitectónico que poseía la ciudad en el momento.[1]

La participación de Echeverri y Pineda en un taller de arte urbano sobre cómo aprender a mirar la ciudad, dictado por el artista cubano-colombiano Galaor Carbonell en el Palacio de Bellas Artes de Manizales, fue el detonante de su motivación para aproximarse al problema. El taller se centró en el concepto del recorrido y las formas de transitar y asimilar el espacio y la calle como vivencia, es decir, en la relación mediante la cual el paseante conecta unas zonas con otras y, a su vez, compone mapas mentales que individualizan las lecturas de ciudad.

La reflexión sobre los recorridos laberínticos de algunos sectores y laderas de los bordes de la ciudad llevó a los participantes del taller a internarse en barrios como San Ignacio, Galán, La Avanzada, San José y Sierra Morena, proceso que despertó el interés de Echeverri y Pineda por la observación espontánea y sensitiva de otras zonas. Así, a lo largo de sus recorridos aleatorios, surgió su curiosidad por las dinámicas urbanas de los barrios Los Agustinos, San José, San Antonio, San Joaquín, Versalles, Fundadores y El Hoyo (comúnmente conocido como Hoyo Frío) y de zonas como la del Parque Caldas y el Centro Histórico de Manizales, algunas de las cuales quedarían registradas como parte de la recopilación de fichas del proyecto denominado Colección Patrimonio Arquitectónico de Manizales.

Otra motivación para realizar esta compilación fotográfica fue la publicación, a finales de los años ochenta, de los libros de Néstor Tobón Botero sobre arquitectura de la colonización antioqueña en Caldas, Quindío y Risaralda.[2] Estas publicaciones, de impecable valor fotográfico, fueron muy bien recibidas por su artística forma de reseñar la tradición arquitectónica de la región con imágenes coloridas y detalladas. Según afirma la misma Cristina Echeverri, “eran libros que llegaban a todo tipo de público y no limitaban su entendimiento”.[3]



[1] Cristina Echeverri y Carlos Pineda, comunicación personal, 4 de agosto de 2015.

[2] Néstor Tobón Botero, Arquitectura de la colonización antioqueña, 5 v. (Bogotá: Fondo Cultural Cafetero, 1985-1987).

[3] Cristina Echeverri, comunicación personal, 4 de agosto de 2015.

 
Seleccionar las colecciones para agregar o quitar de tu búsqueda
A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z
 
Aceptar